El Cuarto Acuerdo de la Sabiduría Tolteca

Los Cuatro AcuerdosLeyendo la autobiografía de Marc Benioff, fundador y CEO de Salesforce y uno de mis referentes personales, fue la primera vez que oí hablar acerca de la cultura tolteca y sobre Los Cuatro Acuerdos. Como suelo dar mucho crédito a mis ídolos decidí profundizar en el asunto y la sorpresa fue, la verdad, muy satisfactoria.

Hace miles de años los toltecas eran conocidos en el México actual como un pueblo de conocimiento. Los toltecas eran científicos y artistas que formaron una sociedad para estudiar y conservar el conocimiento espiritual y las prácticas de sus antepasados. Su sabiduría incluye conceptos y actitudes que deberían aplicar los seres humanos para estar en equilibrio personal, emocional, mental y social.

Para la cultura tolteca la realidad que asumimos socialmente no es más que un “sueño” colectivo irreal. Desde que nacemos, nuestra realidad se transforma en acuerdos que hacemos con nosotros mismos, que no son otra cosa que interpretaciones y creencias heredadas que nos LIMITAN. Acordamos sobre qué es lo que “está bien” y lo que “está mal”, quiénes somos o cuál es nuestro lugar. A este proceso el escritor mexicano de origen tolteca Miguel Ruiz lo denomina “domesticación”.

Los Cuatro Acuerdos son 4 principios con los que debes reemplazar las creencias limitantes que te han implantado en la cabeza desde que naciste. En este post voy a enfocarme apenas en el Cuarto Acuerdo, por lo simple y a la vez PODEROSO que puede llegar a ser.

El Cuarto Acuerdo: “Haz Siempre lo Máximo que Puedas”

El 4º Acuerdo es un Principio en apariencia simplista y superficial, pero si lo lees con atención y lo reflexionas te darás cuenta de su PROFUNDIDAD y sobre todo de su PODER.

Consiste en una herramienta que nos libera del CRÍTICO que existe en cada uno de nosotros. Es un arma cargada de acción, compromiso y satisfacción por el deber cumplido, por la actitud de enfrentarse a las cosas con la disposición de los ganadores. Es el antídoto de la culpa que hará que siempre duermas bien y tengas la CONCIENCIA libre de cualquier arrepentimiento.

Los toltecas pensaban que, independientemente de los resultados, DEBES INTENTAR SIEMPRE HACER EL MÁXIMO DE LO QUE PUEDAS en cada situación. Ni más ni menos. Dependiendo de tus circunstancias en el momento concreto, hacer el máximo puede no ser siempre igual. Hay días mejores y peores. Situaciones más fáciles y más difíciles. No importa. ¡Entrégate! Limítate siempre a hacer lo máximo que puedas en cada momento. No importa lo que consigas.

Si siempre haces lo máximo que puedas, en cada situación a la que te enfrentes, jamás te podrás juzgar a ti mismo. Y si no te juzgas, no te harás reproches, ni te culparás, ni te castigarás en absoluto, consigas o no consigas los resultados. Dime, ¿no es un argumento lo suficientemente PODEROSO?

Entrega vs Acierto

En nuestra sociedad existe una terrible confusión entre la ENTREGA y el ACIERTO. Somos víctimas del resultadismo a CORTO PLAZO que nos imponen otros e incluso nosotros mismos. Esto es algo que se refleja de manera brutal en el deporte, por ejemplo. Un atacante de un club de fútbol que lo da TODO, que corre, que lucha, que se entrega al máximo y no tiene la precisión adecuada para poner el balón en el lugar correcto y superar al portero (en ocasiones una cuestión de centímetros) se considera un FRACASADO. ¿Tiene algún sentido? ¿Realmente?

Si malo es el Juez exterior, aún peor es el Juez interior. Según lees estas líneas, uno de los mejores futbolistas de la historia se plantea dejar su selección con 29 años por el hecho de haber fallado un penalty en la final de un campeonato. La pregunta es, ¿habría llegado su equipo a la final sin su concurso? ¿Dio el máximo que podía y simplemente no tuvo acierto bajo la presión del resultado y la responsabilidad? ¿O es que lo falló a propósito? En fin… Es todo un gran disparate, ¿no te parece?

Enfocarse en el Proceso y Desapegarse del Resultado

Siempre que haces lo máximo que puedes, actúas. Hacer lo máximo que puedas significa actuar porque quieres hacerlo, porque es lo correcto y lo que tienes que hacer, NO porque esperas una recompensa. Si el camino para llegar a la recompensa está bien trazado, el foco y la ATENCIÓN deben estar siempre en la Acción, NUNCA en la recompensa. Las recompensas llegarán, posiblemente NO cuando a ti te gustaría, pero llegarán porque estás siguiendo el camino que te conduce con mayor probabilidad al ÉXITO.

Cuando haces lo máximo que puedes, no le das al Juez (interno ni externo) la oportunidad de que dicte sentencia y te considere culpable. Si has hecho lo máximo que podías y el Juez intenta criticarte, tu respuesta está muy clara: “¡Hice lo máximo que pude!”. No hay reproches. No hay culpables. No hay desidia. No hay fracasos. Solo hay Resultados y además, no son permanentes porque en esta vida todo CAMBIA.

El Cuarto Acuerdo en Práctica

Es IMPOSIBLE sentirse un fracasado cuando completas las acciones con las que te has comprometido durante tu día, semana, mes o año y las ejecutas de la mejor manera que has podido. Puedes aplicar el Cuarto Mandamiento a cada área de tu vida, ya sean los negocios, la salud, las relaciones personales, etc.

No te puedes sentir un fracasado si al terminar tu día HAS DADO EL MÁXIMO que has podido

  • Haciendo todas las llamadas o visitas prospectivas que te habías propuesto para conseguir más clientes
  • Ayudando al máximo número de clientes a resolver sus problemas y facilitarles la decisión que les haga reducir sus dolores y ser mejores
  • Preparando con profesionalidad la reunión de equipo, la presentación que tenías pendiente o el informe que tenías que realizar
  • Estudiando o aprendiendo algo nuevo y valioso
  • Afrontando el problema que estaba requiriendo tu atención
  • …etc

Es increíble la sensación de PODER que produce el haber COMPLETADO las acciones que te habías propuesto entregándote al máximo, independientemente del resultado que consigas. Haz siempre el máximo que puedas y deja el resto en manos del Universo, de la Providencia o de lo que sea en lo que tú creas, pero desapégate del resultado y concéntrate solo en la ACCIÓN. Tarde o temprano llegarán los resultados que persigues y en el proceso serás mucho más Feliz.

¿Qué te ha parecido el Cuarto Acuerdo de los Toltecas? Si te ha parecido útil te recomiendo que leas el libro del Dr Miguel Ruiz. Es corto, fácil de leer y realmente inspirador. Los otros 3 Acuerdos no tienen desperdicio. Te lo aseguro

Posts relacionados:

Eduardo Laseca on GoogleEduardo Laseca on LinkedinEduardo Laseca on Twitter
Eduardo Laseca

Linkedin Social Selling | Business Development Training | Prospeccion | CRM |


elaseca@developingthebusiness.com


2 comentarios sobre “El Cuarto Acuerdo de la Sabiduría Tolteca

  1. Cipri Quintas Contestar

    Me ha encantado querido amigo eres un auténtico genio
    Y sobre todo muy buena persona
    Practicando lo más importante siempre la generosidad

    • Eduardo Laseca Autor del artículoContestar

      Me alegro de que te haya gustado! Gracias a ti 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *